jueves, julio 25, 2024

Lo último

Relacionado

BMW, Mercedes y Porsche, los más afectados por la guerra comercial entre Europa y China

Europa y China se encuentran en un tira y afloja arancelario.

En el mercado del automóvil, las piezas se mueven con cautela y precisión. Recientemente, el juego ha tomado un giro inesperado que ha puesto a las marcas de coches, y en concreto a tres gigantes de la industria automotriz en una posición delicada. BMW, Mercedes-Benz y Porsche, marcas sinónimo de lujo y prestigio, se encuentran en el punto de mira de una guerra comercial que amenaza con cambiar las reglas del juego entre Europa y China.

La Comisión Europea, en un intento por equilibrar la balanza comercial, ha propuesto una serie de aranceles que podrían tener un impacto significativo en las operaciones de estos fabricantes en el gigante asiático. La medida ha encendido las alarmas en las sedes de estas empresas, donde la dependencia del mercado chino no es un secreto.

El mercado de las marcas

Mercedes-Benz, parte del grupo Daimler, ha visto cómo China se ha convertido en un pilar para sus ventas de vehículos premium, representando un tercio de estas. La marca ha estado exportando modelos de alta gama como el Clase S y el Maybach, mientras que los de gama media se producen localmente, quedando fuera del alcance de los nuevos aranceles propuestos.

Por su parte, BMW ha tejido una red de operaciones en China que representa casi un tercio de sus ventas globales. Aunque solo un 13% de sus matriculaciones en China provienen de importaciones, principalmente de modelos costosos, la compañía ha estado trabajando para expandir su cuota de mercado y reducir costos para competir con las marcas locales.

Porsche, conocido por sus vehículos de lujo, enfrenta un desafío aún mayor. Casi un cuarto de sus ventas globales se realizan en China, y todas ellas provienen de importaciones europeas. Esto coloca a Porsche en una posición vulnerable ante cualquier cambio en la política arancelaria.

Situación comercial

La industria automotriz observa con atención, consciente de que el resultado de esta contienda comercial podría redefinir el futuro de la movilidad y el comercio internacional de automóviles.

Al tiempo, la sueca Volvo cuenta con un 4% de las ventas chinas procedentes de importaciones y un 10% de sus beneficios registrados en el gigante asiático. Por su parte, la italiana de lujo Ferrari vende un 9% de sus vehículos en China, todos importados. En el caso de Renault, con la exposición más baja de cualquier empresa europea a China, opera en el país asiático a través de dos ‘joint venture’ como Jiangling Motors y Brilliance Auto así como Nissan que ostenta una cuota de mercado de hasta el 3%, según los últimos registros.

En la última semana las acciones de BMW han perdido casi un 4% de su valor en el mercado, mientras que Mercedes-Benz se ha dejado un 2% y Porsche se ha desplomado más de un 6%. No se han escapado de las pérdidas el grupo Volkswagen (-6,43%), Stellantis (-5,01%) y Renault (-4,99%).

¿Lograrán las marcas maniobrar con éxito a través de este campo minado de aranceles?

TE PUEDE INTERESAR: Ranking de las mejores marcas de coches (y más fiables) según la OCU

Artículos Populares

Optimized with PageSpeed Ninja