martes, abril 23, 2024

Lo último

Relacionado

¿Por qué hay escasez de chips para fabricar coches?

Hace unas cuatro semanas empezó a acusarse la «crisis de los microchips», situación que está provocando parones en la producción de vehículos tanto a nivel nacional como internacional.

ANFAC avisaba de la escasez de chips para coches y cómo estaba golpeando de especial manera a la producción de vehículos, tanto a escala nacional como europea. Los centros de producción se están viendo obligados a retrasar la fabricación y a efectuar medidas especiales como la suspensión temporal de las líneas de producción hasta que la falta de semiconductores se vea resuelta. Las previsiones indican, sin embargo, que el ritmo de fabricación de estos componentes no se ajustará a la demanda del sector de automoción hasta el primer semestre de 2022.

Crisis de los chips para coches

En los últimos días, la crisis de los semiconductores ha forzado a grupos como Seat, VW, Stellantis, Ford y Toyota a anunciar nuevos paros en sus líneas de producción. Según un informe de la consultora IHS Markit, se obligará a dejar de producir entre 6,3 y 7,1 millones de vehículos a nivel mundial en 2021. Toyota recortará su producción de coches un 40% en septiembre por este motivo.

Además, según adelantó el portal de tecnología Xataka, el organismo de control antimonopolio de China ha iniciado una investigación sobre los distribuidores de chips para automóviles. Se sospecha que han acumulado chips para subir intencionalmente los precios en medio de la crisis global por escasez de chips. El anuncio sobre la investigación se realizó a principios de agosto, aunque no han nombrado ninguna empresa en concreto. Cabe destacar que se están refiriendo a intermediarios entre el fabricante de chips y el fabricante de automóviles. Es decir, las empresas que hay de por medio para que compañías como Ford o Volkswagen compren el chip a compañías como TSMC.

Una situación que no favorece al consumidor y que podría derivar en el incremento de los precios de vehículos nuevos. De ello ya avisa Allianz, que cree que «Los coches pueden registrar la mayor subida de precios en 20 años» y «En España e Italia podrían subir entre entre un 2,4% y un 5,8%».

La escasez de chips no sólo está afectando a la industria del automóvil, también se han producido retrasos en lanzamiento de móviles, ordenadores y otros dispositivos.

Artículos Populares

Optimized with PageSpeed Ninja