Microchips: Los fabricantes priorizan los coches eléctricos y retrasan más el resto

El problema de los semiconductores afecta más a los vehículos convencionales.

Así se desprende de los datos de la compañía de renting de vehículos del Grupo BNP Paribas. La compañía, Arval, acaba de poner en marcha su campaña ‘The Journey Goes On #2’ para apoyar a sus clientes ante la escasez de semiconductores y los largos plazos de entrega. De acuerdo con datos de Arval, las entregas de vehículos eléctricos son ahora un 20% más rápidas que un año antes, mientras que los híbridos se retrasan un 20% y el resto, un 40%.

Según adelanta elconfidencial, Eduardo Lahoz responsable de Arval Consulting recuerda que la pandemia está realmente en el origen del problema, pues los confinamientos ralentizaron e incluso detuvieron la producción en muchas fábricas de automóviles, lo que también redujo la demanda de chips, justo cuando creció paralelamente el consumo de aparatos domésticos al aumentar el tiempo de permanencia en los hogares y las necesidades de conectividad, lo que derivó los chips hacia la fabricación de ese otro sector. Además, los semiconductores de mayor tamaño, que son los utilizados habitualmente en los automóviles, son los mismos vinculados a la boyante tecnología 5G, lo que agrava la situación.

Futuro inmediato

En cuanto al futuro inmediato, Arval cita una previsión de IHS Markit que reduce la producción mundial de vehículos ligeros en 2022 a 82,6 millones, un 9,3% menos que en 2021, mientras que para 2023 volvería a crecer hasta 92 millones de unidades. Es decir, persistirá la escasez de oferta de vehículos en relación a la demanda durante este año, y eso supone un problema para gestores de flota como Arval, que deben abastecer de vehículos a los clientes en el momento que toca renovar. Además, la solución no es sencilla, barata ni rápida, pues se estima que la inversión en investigación y desarrollo para que una región como la europea fuese autónoma en la producción de semiconductores debería ser seis veces mayor que la actual. Y con un detalle importante: China es actualmente el principal proveedor de 9 de las 17 tierras raras empleadas en la fabricación de semiconductores.

Además, Arval adquiere tal cantidad de vehículos para destinar al renting que sus datos sobre los retrasos en la entregas ocasionados por la ‘crisis de los chips’ resultan especialmente relevantes, y de su comparación entre los periodos de entrega del tercer trimestre de 2021 y los del primer trimestre de 2020, cuando no había aún problema de suministro, se desprende un hecho llamativo: los vehículos completamente eléctricos se están entregando ahora, de media, un 20% antes, mientras que los vehículos de mecánica híbrida llegan a sus clientes un 20% más tarde que un año antes y los de propulsión convencional, ya sean de gasolina o diésel, acumulan un retraso medio del 40%, alcanzándose casos extremos de 12 meses de espera.